Jordi Cases

En todos sus trabajos el dibujo es origen, base y desarrollo de unas esculturas cuidadas hasta el extremo en sus proporciones y formas.

Formas que otorgan un sello propio a sus obras, formas estudiadas, elaboradas e influenciadas por el espiritu renacentista, la precisión de la escultura clásica, el tratamiento de los vanguardismos y la definición del diseño.

Una mezcla que tratada con una excelente técnica produce una obra muy personal, humana e intimista que evita la frialdad y conceptividad “intelectual” contemporánea manteniendo una impresión de dulce monumentalidad.

Su vida

Jordi Cases (Barcelona, 1970) pasó buena parte de su infancia en Sydney (Australia), donde destacó ya desde temprana edad en la habilidad del dibujo.

A los dieciocho años empieza su vida laboral como dibujante de dibujos animados colaborando con los principales estudios de animación de Barcelona, más tarde trabaja como ilustrador para diversas editoriales, a la vez que estudia Ilustración en la Escuela de Artes y Oficios Llotja y empieza a realizar esculturas para una fundición artística.

Años más tarde, se dedica plenamente a la escultura comercial, realizando escultura para fundición, modelos prototipos y maquetas para museos, agencias de publicidad, artesanía y para clientes individuales.

Colabora como escultor y modelista para importantes diseñadores y artistas plásticos españoles, en campos tan variados como la escenografía, el diseño de mobiliario, las instalaciones artísticas, la escultura temática de grandes dimensiones, obra pública.

Desde 2007 deja de lado a la mayor parte de sus colaboraciones y se dedica a su obra personal, participando en diversas exposiciones y ferias internacionales de arte (Nueva York, París, Barcelona, Hamburgo, Dubai, Italia).

Su obra

En todos sus trabajos el dibujo es origen, base y desarrollo de unas esculturas cuidadas hasta el extremo en sus proporciones y formas.

Formas que otorgan un sello propio a sus obras, formas estudiadas, elaboradas e influenciadas por el espiritu renacentista, la precisión de la escultura clásica, el tratamiento de los vanguardismos y la definición del diseño.

Una mezcla que tratada con una excelente técnica produce una obra muy personal, humana e intimista que evita la frialdad y conceptividad “intelectual” contemporánea manteniendo una impresión de dulce monumentalidad.

Gracias a sus diversas cualidades plásticas, cada obra asume su papel de “ser”, de volumen parlante que nos hace partícipes del mundo poético y terrenal propio que no sólo nos habla, sino que también nos escucha.

Y se deja “ser” lo que nosotros queramos que “sea”.

Nunca la piedra y el metal resultan tan dúctiles como cuando se convierten en escultura: adoptando la forma del pensamiento y el sentimiento del autor y dejando que nuestra razón y nuestro espíritu se cobijen bajo esas formas.”

Arte funerario

"El Espíritu de Ultratumba -Cuando aún vivía en la tierra, era jefe del tesoro del rey Rahotep, vida, salud, y fuerza. También era oficial del ejército. Mientras me hallaba a la cabeza de los hombres y detrás de los dioses, entré en el reposo, en el año XIV, en los meses de verano, del rey, Menhotep, vida, salud y fuerza. Me entregó mis cuatro vasos de embalsamamiento, así como mi sarcófago de alabastro. Y ordenó que se hiciera en mi favor todo cuanto debe hacerse a favor de cualquiera que se encuentre en mi situación, haciendo que reposara (en) mi tumba… Mira, la parte baja del suelo (de mi tumba) está en ruinas y se hunde por fuera. El viento entra soplando y hace ruido."

Fragmento de un cuento egipcio encontrado en pedazos de vasija. XVII dinastía (c. 1650-1567 a. de C.)

Listado de productos por marca Jordi Cases